domingo, 29 de septiembre de 2019

Simit / gevrek / kuluri

Hoy os traigo un tipo de pan muy internacional, se come en Grecia, Turquía y Bulgaria y claro, en cada país tiene un nombre diferente. Suele venderse en puestos callejeros, pues es de coger en la mano e ir comiendo por el camino.



En Turquía se llama simit, en Grecia, kuluri y en Bulgaria gevrek. Es una especie de rosco, que se sumerge en petmezi o pekmez (entiéndase, mosto de uva dulce y espeso) y luego se reboza generosamente en semillas de sésamo. Yo como no tenía mosto, hice un jarabe de azúcar  moreno y obtuve un resultado muy pero muy parecido.

La particularidad de este pan es el fermento o masa madre con la que se elabora la masa. Y es que todo comienza con un buen puñado de garbanzos.

ATENCIÓN: en libros de cocina y en Internet, solo vais a encontrar recetas con levadura fresca convencional, pero de verdad que si lo hacéis con los garbanzos la masa es maravillosa.

Para preparar el pre- fermento de garbanzos 2 días antes de hacer el pan


Cogemos 2 puñados de garbanzos y los partimos en trozos más pequeños, puede ser con un procesador de alimentos o con la Thermo, si no tenéis ninguna de las dos cosas, con un buen mortero vale, pero hay que partirlos, luego calentamos 2 tazas de agua y cubrimos los garbanzos con ella. Dejamos reposar tapado en un sitio cálido, la idea es que fermenten y hagan muchas pompitas, en general, en día y medio están ya burbujeando, si hace falta más, los dejáis otro medio día.



Tienen que quedar así, no os preocupéis que no van a oler mal, todo lo contrario huelen delicioso.

Una vez que hagan las pompitas , hay que colar el líquido y desechar los garbanzos. A ese líquido, le vamos a agregar 2 cucharadas grandes de harina de trigo de fuerza y lo dejamos reposar unas 12 horas. 
No os puedo decir exactamente cuanto líquido va a quedar, pues depende de los garbanzos que hayáis utilizado, pero más o menos de las 2 tazas de agua caliente que pusimos, obtendremos 1 taza de líquido fermentado.


Así va a quedar una vez que haya vuelto a fermentar ya con la  harina. 

Bien, pues ya tenemos nuestro fermento inicial de garbanzos y podemos comenzar a hacer el pan, Ahora vamos con la receta del pan.



Ingredientes:

400 gr de harina de fuerza
10 gr de levadura fresca (para dar impulso al pre fermento, que él solito no puede)
10 gr de sal
2 cucharadas de azúcar
1 taza o todo el pre-fermento de garbanzos que obtuvimos.
agua: cantidad necesaria

Para rebozar:

semillas de sésamo: cantidad necesaria
jarabe espeso de azúcar moreno: 5 cucharadas de azúcar moreno y  2 cucaharadas de agua

Vale vamos al lío:

Preparación:

Primero ponemos la harina en un bowl grande, hacemos un volcán y desmenuzamos la levadura, agregamos la sal, el azúcar  y el pre fermento de garbanzos, vamos trabajando con la mano y agregando agua hasta formar una masa suave, dejamos levar tapadita en un lugar cálido, hasta que duplique su volumen.

Yo la pongo en el horno apagado y debajo de la rejilla, meto un plato con agua caliente. 

Mientras tanto hacemos el jarabe: mezclamos las 5 cucharadas de azúcar moreno (de caña por favor, no el que es amarillo) y las 2 cucharadas de agua, ponemos al fuego hasta que se derrita, apartamos y dejamos enfriar.



Ahora ponemos en un plato el sésamo, en otro el jarabe y volcamos la masa sobre la mesada.

Mirad nada más la textura de la masa, el gluten ha tenido una fiesta absoluta.

Ahora vamos a amasar y sacar los gases de la masa y dividirla en 12 bolitas.



Cada bolita la vamos a estirar con las manos hasta hacer cilindro como de unos 60 cm de largo, no tiene que quedar perfecto.


Luego ese cilindro lo vamos a doblar en dos y enrollar, una vez que le pillemos el truco se hace muy fácil





Luego le vamos a dar forma de círculo uniendo los dos extremos.




Ahora viene la diversión. Vamos a bañar cada pancito en el jarabe y luego lo rebozamos en sésamo.



Ahora ya los vamos colocando en la bandeja y los dejamos reposar una media hora.


Ya están listos para entrar al horno. Se cocinan unos 25 min en un horno con aire a 180 grados centígrados.


Y así salen de preciosos. Espero que os gusten muchísimo, en casa han volado y de verdad que solos, 
es como están más ricos.




Gracias por leerme, y si tenéis dudas aquí estoy.

Rumiana




No hay comentarios:

Publicar un comentario