sábado, 27 de abril de 2019

Mujaddara o arroz con lentejas y cebolla frita

Un plato que podemos encontrar en prácticamente todas las cocina de oriente medio aunque con diferentes nombres. Sencillo, fácil pero lleno de sabor, texturas y muy nutritivo.




En mi humilde opinión es un plato completo en sí mismo, pero si lo acompañáis de verduras asadas  o alguna ensalada fresca, queda fantástico.


Nosotros lo hemos acompañado de falaffel, crema de berenjena, hummus, crema de yogurt y ensalada de tomate y cebolla.


Os dejo como yo lo preparo y ya luego le podéis poner y quitar cosas a vuestro gusto.

Ingredientes para 4 personas

- 1 taza de lentejas cocidas al dente(medida en crudo)
- 1 taza de arróz basmati o integral, cocido (medida en crudo)
- 1 cebolla blanca dulce cortada en juliana
- 1/2 taza de Aceite de Oliva Virgen extra
- 1 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/2 cucharadita de cúrcuma
- 1 cucharadita de comino
- un buen manojo de perejil o cilantro (lo que más os guste)




Tanto las lentejas como el arroz los podemos tener hechos con anterioridad, incluso un día antes. 

Lo primero, ponemos el aceite en una cazuela de fondo grueso y la  freímos la cebolla hasta que se ponga de un hermoso color ocre, si la queréis dorar más o menos es decisión de cada quién.



Una vez hecha la sacamos y la escurrimos en un colador.



Volvemos a poner la cazuela con el aceite de la cebolla al fuego y agregamos todas las especias: perejil, canela, comino, cúrcuma y la sal. Sofreímos todo y añadimos el arroz y las lentejas




Revolvemos para unificar todos los sabores y para que las especias estén en cada grano de arroz y lenteja :)




Pasamos a un plato y ponemos la cebolla frita por encima. 

De verdad que merece la pena probarlo, es un platazo.






Espero que os guste muchísimo y lo hagáis en casa cuanto antes. 


Gracias por leerme.

Rumiana








viernes, 19 de abril de 2019

Galletas super fáciles de almenrdra

Estas galletas se hacen literalmente en un pis pas, sin nevera, sin moldes, sin manga pastelera y son espectaculares. Quedan muy crujientes y aguantan bien hasta una semana en una lata de galletas hermética. Pero sinceramente, en dos días no quedará ni el rastro.


Galletas ultra fáciles de almendra


Ingredientes

1 taza de almendra molida
1 de taza de azúcar (si ponéis azúcar moreno habrá que utilizar 1 taza)
40 gr de harina de trigo repostera
40 gr de mantequilla en pomada
1 huevo
1 cdta de vainilla
40 gr de azúcar
pizca de sal


Preparación


Batimos azúcar, sal, mantequilla y el huevo. Agregamos la almendra y la harina.
Quedará una pasta espesa.
En una bandeja de horno y sobre papel de hornear, ponemos cucharaditas de la mezcla, bien separadas porque se expanden. Horneamos a 175 grados con aire hasta que esté doradas. Dejamos enfriar sobre una rejilla, este paso es muy importante porque solo sobre una rejilla se enfrían bien por arriba y por abajo.

Si queréis modificar el sabor, podéis quitar la vainilla y poner canela, ralladura de naranja, de limón o dejarlas así solas, que el sabor a almendra ya es delicioso.
Espero que os gusten y gracias por leerme.
Rumiana

Ahhh y ya tenga canal de You Tube así que si queréis me podéis visitar y ver las recetas que tengo en vídeo.





sábado, 6 de abril de 2019

¿Cómo hacer un delicioso y suave brioche?

¿Quien puede resistirse a un suave y esponjoso pancito cubierto con azúcar crujiente por arriba y con ese maravilloso olor a mantequilla? Pues nadie, así de simple. Así  que os voy a enseñar a preparar una versión bastante sencilla y con excelentes resultados.



Vamos al lío.

Ingredientes:

1 taza de leche entera templada
500 gr de harina blanca de fuerza
60 gr de mantequilla en pomada (una buena por favor)
60 gr de azúcar glass
8 gr de sal
2 huevos grandes
15 gr de levadura fresca

Primero vamos a disolver la levadura en la leche. Ponemos la harina, la sal y el azúcar en un cuenco grande  y revolvemos todo, hacemos un hueco en el centro y vertemos la leche y los huevos y mezclamos todo con la mano o con una cuchara, cuando esté medianamente integrado, dejamos reposar unos 10 min. ( en este punto la mezcla aun está lejos de ser una masa. )

Pasado el tiempo volvemos a mezclar con la mano, tratando de recoger toda la harina de las paredes del cuenco. Ponemos poco a poco la mantequilla y seguimos revolviendo. Poco a poco comenzará a despegarse de las paredes. En este punto y sobre una superficie lisa, tenemos que volcar la masa y comenzar a amasar. Puede seguir bastante pegajosa, por lo que nos podemos ayudar con una rasqueta o espátula de plástico.
Tenemos que ser persistentes y amasar y amasar, resistiendo la tentación de añadir más harina pues de hacerlo perderíamos la suavidad  y humedad de los brioches.
La masa quedará suave y muy húmeda después de 15 a 20 minutos de amasado.



*Si tenéis Kitchen Aid o alguna otra amasadora eléctrica, tenéis que utilizar el gancho de amasar en velocidad baja.
Una vez hecha la masa, hay que dejarla reposar 1 hora en un lugar cálido, por ejemplo el horno apagado.
Pasado el tiempo de levado y antes de sacar la masa del bowl, vamos a engrasar nuestras manos y el mesón con aceite vegetal (puede ser de girasol), es para poder trabajar más cómodamente la masa y que no se nos pegue de las manos.

Aquí ya depende de si queremos hacer panecillos individuales o una trenza por ejemplo, sea cual sea la idea habrá que trabajar con velocidad, por la suavidad de la masa, yo casi siempre hago un poco de los dos. También podemos poner la masa en un molde rectangular para pan.

Una vez dada la forma a nuestros brioches,dejamos levar una media hora nuestros pancitos y los  pintamos con huevo y espolvoreamos con azúcar granulada.
Horneamos a 190 grados centigrados, con aire.
Que os gusten mucho y gracias por leerme.

Rumiana