viernes, 24 de enero de 2020

Cómo preparar quinoa como un experto.

Según la Wikipedia, la quinoa o quinua, es un pseudocereal que se cultiva principalmente en la zona de Los Andes, técnicamente se trata de una semilla, pero se conoce y se clasifica como un grano integral.


Imagen tomada de Google


Es el único alimento de origen vegetal que provee todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas, equiparándose su calidad proteica a la de la leche.​ Sus granos son altamente nutritivos, superando en valor biológico, calidad nutricional y funcional a los cereales tradicionales, tales como el trigo, el maíz, el arroz y la avena.

Básicamente en el supermercado podemos conseguir 3 tipos: La blanca, que es la más común y más barata, la roja, que es más cara y tiene un sabor como a canela y avellanas tostadas  y finalmente la quinoa negra, que tiene un sabor más intenso que la blanca, pero menos dulzón que la roja.
Los granos de la roja y la negra suelen ser más fuertes y duros que la blanca. 



La verdad que todas están muy ricas, pero confieso que siento predilección por la quinoa roja, es la que más comemos en casa por su sabor de avellanas tostadas.
La quinoa puede conseguirse además en diferentes presentaciones: perlada, en hojuelas y en harina. Ya que no tiene gluten, esta harina puede utilizarse para hacer bizcochos, galletas y cualquier bollería sin gluten, 

Vale os explico como hacer la quinoa básica y luego con ella podéis hacer lo que mejor os parezca. Para entender mejor, imaginaos que vamos a hacer un arroz sin nada y luego ese arroz lo podéis utilizar para saltear con verduras, hacer hamburguesitas, colo con aove y salsa de soja, mezclar en una ensalada templada, etc.

Vale, esta es la quinoa que yo utilizo en casa, es orgánica y absolutamente deliciosa. Es  preferible comprar estas cosas en tiendas especializadas y/ herbolarios, porque la calidad de la quinoa repercute muchísimo en su sabor final, vamos como todo en la cocina.




Primero tenemos que lavarla, puede ser en un colador fino y directamente bajo el chorro de agua o en un bowl e ir cambiando el agua. Esto se hace para eliminar la saponina, una sustancia que recubre los granos y da un sabor un poco amargo, Al lavarla podéis ver que se forma una especia de espuma jabonosa, pues hay que lavar hasta que desaparezca.

Una vez lavada se coloca en una olla de fondo grueso y se agrega el doble de agua que de quinoa. 
Se pone al fuego y se cuece hasta que los granos se abren y se absorba toda el agua. 
Luego hay que tapar y dejar reposar unos diez minutos.

Finalmente la destapamos y movemos un poco con un tenedor para asegurarnos de que no ha quedado agua... así es como debe quedar. 





Pues ya está. ya la tenéis lista, ahora a disfrutar.
Nosotros solemos comerla sola con aove y salsa de soja o la salteamos vegetales varios y agregamos un par de cucharadas de quinoa.



Podéis guardarla en un tupper en la nevera por unos 4 días e irla utilizando poco a poco.

Cualquier duda, ya sabéis donde estoy.

Gracias por leerme.

Rumiana

domingo, 5 de enero de 2020

Mi receta de Roscón de Reyes

Bueno,

pues aquí os dejo mi receta de Roscón de Reyes, hay muchas, muchísimas en Internet, pero claro uno se termina quedando con una para siempre, porque en casa se acostumbran a ella, porque me la conozco de memoria y simplemente ese es nuestro Roscón de Reyes en casa.



Obviamente no me la he inventado, he cogido una de las recetas que mas me gusta y he comenzado a cambiarle cosas y claro poco a poco ha surgido esta receta que no cambio por nada del mundo.

Tomad en cuenta, que esta es una receta pura, es decir, sin impulsores, ni anti aglutinantes, ni aditivos de ningún tipo, el secreto es utilizar ingredientes de excelente calidad y tener cuidado de seguir correctamente todo el proceso.

El Roscón de Reyes, no es un bollo fácil de hacer, pero si se siguen los pasos, el éxito está asegurado.



Ingredientes para un roscón grande de 1 kg

Pre - fermento:


70 gr de leche entera
15 gr de levadura fresca
1 cucharadita de azúcar
90 gr de harina de fuerza

Para la masa:

 60 gr de leche entera
180 gr de mantequilla a temperatura ambiente
2 huevos medianos
20 gr de levadura fresca de panadería
25 gr de agua de azahar
450 gr de harina de fuerza
1 pellizco de sal
125 gr de azúcar glass
la piel de medio limón
la piel de media naranja
20 gr de miel

Decoración:

Fruta abrillantada
azúcar perlada o azúcar normal
Almendra laminada


Preparación


De ser posible, la noche anterior o unas horas antes de hacer el roscón, mezclar las ralladuras de naranja y limón con el azúcar glass. Tapar y dejar infusionar.

Mezclar los ingredientes del pre fermento y dejar que doble su volumen en un sitio cerrado y calentito, puede ser dentro del horno apagado.

Poner la harina en un bowl, junto con la sal, mezclar la leche templada con la levadura y la miel.
Añadir a la harina la mezcla de levadura y leche, los huevos, el azúcar infusionada, el agua de azahar, el pre - fermento y mezclar, dejar reposar todo una vez mezclado, sin amasar unos 10 min, en este punto parece una masa más bien muy suave.



Una vez reposada, comenzar a amasar añadiendo de poco a poco la mantequilla en pomada. Si estamos amasando a mano, paciencia ... tomará forma. Si estamos amasando en la Kitchen Aid u otro robot de cocina, es más fácil, porque solo hay que estar pendiente de poner la mantequilla.

Seguir amasando hasta que se acabe la mantequilla.  Si aun sigue un poco pegajoso, se puede añadir un mínimo más de harina (no más de 20 gr), de todos modos la masa es muy muy suave.
Poner en un bowl, tapar y dejar que doble el volumen.

Yo lo pongo en el horno cerrado y tapado con papel film y un paño.

Una vez levada la masa, untar la mesa de trabajo con aceite vegetal y también nuestras manos, sacar del bowl y amasar con suavidad para sacar el aire.
Separar la masa en dos para hacer dos roscones y formar una bola con cada trozo.

Abrir un hueco en el medio e ir separando con suavidad, hasta obtener en tamaño que queramos.

Nuevamente tapar con papel film y un paño suave y poner en el horno apagado, abajo de las bandejas yo pongo un cuenco con agua muy caliente. nuevamente hay que esperar a que doble el volumen.

Una vez que haya levado, pintar con huevo batido y decorar con fruta escarchada y azúcar perlada (se consigue en Alcampo).

Si no tenéis azúcar perlada, podéis coger azúcar normal y añadirle unas gotas de agua (unas gotas solo que si no se disuelve) y con esta azúcar decoráis los roscones.

Pues ahora al horno a 175 grados centrígrados con aire.



Para hacer la Nata montada

Por cada 200 ml de nata fría (35 % de materia grasa) poner 2 cucharadas de azúcar glass y montar con las varillas a velocidad alta. Cuando comience a hacer picos, ya está montada. 
Rellenar los roscones totalmente fríos.










domingo, 17 de noviembre de 2019

Barras suaves de almendras y pistachos - receta de la India

Hoy os traigo un postre muy fácil y rápido de hacer, además de delicioso. Es una receta de la India y normalmente suelo incluirla en los cursos de cocina India, de otoño / invierno.

Estas barritas, ni siquiera necesitan horno y además su textura es muy parecida a la de un turrón de almendra blando, por otro lado pueden saborizarse al gusto, la receta original es con cardamomo molido pero también quedan genial con canela y ralladura de limón.

Ah y recordad cortar las barritas en trozos pequeños, porque estás bien cargaditas.


Ingredientes

200 gr de azúcar
200 gr de almendra molida
150 gr de nata para cocinar
70 gr de mantequilla
para saborizar: canela en polvo o cardamomo en polvo o ralladura de limón
para decorar: pistachos picados, con unos 10 o 15 ya vale.




Preparación

Ponemos la mantequilla en un cazo de fondo grueso y a fuego medio, dejamos que se derrita. Ahora añadimos de golpe el azúcar, la almendra y la nata, también el saborizante que hayamos elegido. Comenzamos a revolver con una cuchara de madera. La mezcla se notará mas bien líquida, seguimos revolviendo y también podemos subir un poco el fuego. Hay que revolver unos 10 a 15 min sin parar, la mezcla comenzará  a ponerse más espesa, cuando vemos que comienza a separarse de las paredes y del fondo, cocinamos un par de minutos más y pasamos la mezcla a un molde rectangular o cuadrado (previamente enaceitado) y por arriba ponemos los pistachos apretando un poco para que se hundan suavemente en la mezcla y se queden pegados.



Hay que dejar que las barritas se enfríen por completo e incluso nos viene bien, meterlas un rato a la nevera. Una vez frías, desmoldar y cortar en barritas. Están riquísimas.



Gracias por leerme.

Rumiana





martes, 29 de octubre de 2019

Pie de Calabaza con Salsa de Toffee

Bueno, que ya hay calabazas por todos lados, estamos en temporada.


En mi casa siempre hemos adorado las calabazas, porque huelen a otoño, porque saben a calor de hogar, porque mi abuela las ponía al horno y luego las rociaba con miel y nueces y para mi hermana y para mi, era un manjar de Dioses.


Por otro lado, en la huerta que tenemos en casa, este ha sido el año de las calabazas, tenemos de todo tipo, la más grande ha sido de  20 kilos y luego hay otra de 15, otra de 10 y así.



En el fondo podéis ver la huerta.

Y con tanta calabaza, pues uno se pone creativo, así que aquí va la primera receta con calabaza.

Pie de Calabaza con salsa de Toffee



Ingredientes base crujiente:

90 gr de mantequilla fría troceada1 yema de huevopizca de salagua helada cantidad necesaria

1 y 1/4 de tazas de harina de trigo
2 cucharadas de azúcar

En un robot de cocina ponemos toda la harina, la sal, el azúcar y la mantequilla cortada en cubitos, ponemos el escudo a velocidad baja o hasta que quede la mezcla como una especie de arena. También lo podemos hacer con un tenedor y mucha paciencia. Hay que evitar tocar con la mano pues enseguida la mantequilla, comenzará a derretirse o ablandarse.

Una vez logrado el arenado, agregamos la yema de huevo fría y el agua a cucharadas hasta lograr una masa firme, amasar lo mínimo para no activar el gluten, queremos una masa crujiente. Dejar reposar en la nevera 1/2 hora.

Estirar la masa hasta 1/2 cm de grosor  con un rodillo y forrar con ella un molde para tartaletas. Tratar de tocar lo mínimo la masa, si se pone muy suave, meter en la nevera unos minutos.

Una vez en el molde, pinchar generosamente con un tenedor para que no se formen pompas en el horneado.




SUPER TRUCO: Una vez forrado el molde o los moldes, disponer sobre la masa un papel film apto para horno. Este papel lo suelen vender en tiendas especializadas de pastelería y cocina, pero para no tener que ir a una, podéis utilizar las bolsas para hornear pollo, os dejo foto. La abrís en dos y la ponéis sobre la masa




Luego tenéis que rellenar toda la tartaleta con arroz crudo (si con arroz) es solo para el horneado. El arroz nos va a ayudar a que la masa mantenga la forma perfecta durante el horneado. Luego este arroz ya no se puede utilizar para cocinar, así que lo podéis guardar en un bote para volver a utilizarlo en la siguiente base.





Tiene que quedar así, lleno de arroz hasta arriba.




Metéis las tartaletas o tartaleta al horno y horneáis con aire arriba y abajo  a 175 grados centígrados unos 15 min  o cuando los bordes de la masa comiencen a cambiar levemente de color. En ese momento sacamos del horno y con mucho cuidado, retiramos el arroz y el papel film. Hay que hacerlo con cuidado juntando en el centro los extremos del papel film y levantando el arroz adentro de él. . Volvemos hornear 15 minutos más hasta que toda la masa quede de un color uniforme, ligeramente tostada. Todo este proceso se llama HORNEAR A BLANCO:



Ingredientes Relleno


1/2 taza de azúcar moreno
1/2 taza de azúcar blanco
200 gr de queso crema
1 cdta de sal
1 cdta de canela molida
1 cdta de jengibre molido
1 cdta de nuez moscada
1 cdta de clavo molido (al gusto)
3 huevos
100 gr de nata 35%
3 cucharadas de harina de trigo
500 gr de calabaza madura, asada o al vapor  y hecha puré. Tratar de no hervirla, pues absorbe mucha agua.

Batimos azúcares y huevos, añadimos calabaza y demás ingredientes, mezclamos bien, vertemos el relleno sobre la base ya fría y metemos al horno hasta que cuaje (unos 30 a 45 minutos). 
Transcurrido el tiempo, apagamos y dejamos enfriar en el horno completamente, luego a la nevera hasta que esté muy frío (unas 4 horas por lo menos).

Mientras, hacemos la salsa de toffe.


Ponemos en una cazuela 4 cucharadas de azúcar y dejamos que se haga un caramelo, una vez hecho, bajamos la temperatura y añadimos 1/2 taza de nata poco a poco sin dejar de remover, podemos ir retirando del fuego de vez en cuando, revolvemos y volvemos a poner al fuego, hay que tener paciencia.  Una vez que esté homogéneo hay que seguirlo cocinando hasta que comience a espesar. Cuando ya tengamos el espesor de salsa, retiramos del fuego, dejamos enfriar un poco y la metemos en un bote de cristal en la nevera.


Espero que os haya gustado y que la hagáis en casa. 

Gracias por leerme y feliz otoño.

Rumiana


miércoles, 16 de octubre de 2019

Gozleme o pan plano relleno de queso feta (receta turca)

Hoy os quiero compartir una receta que me trae muchas nostalgia, pues era la favorita de mi padre, y muchos domingos se levantaba desde temprano a trastear en la cocina, para luego sorprendernos con unos maravillosos gozleme. La receta es de origen turco, aunque en Bulgaria se hace y se vende en muchos lugares, sobre todos puestos callejeros.


El gozleme es una tortilla o pan plano relleno de queso feta, o espinacas y queso o patata o muchas otras cosas, pero digamos que el clásico va relleno de queso feta y es el que siempre hacemos en casa.

Esta receta se la dedico a mi padre <3

Es bastante fácil de hacer y lo mejor de todo es que no hay que encender el horno.

Ingredientes para unos 12 gozleme

 500 gr de harina
20 gr de levadura fresca
120 ml de leche templada
120 ml de agua templada
4 cucharadas de aove
1 cucharada de azúcar
1 cdta de sal.

Relleno:
queso feta y mantequilla derretida, cantidad necesaria

Disolver la levadura en el agua templada junto con la cucharada de azúcar y una cucharada de harina.

Dejar que haga pompas. Poner la harina en un bowl y agregar todos los ingredientes, amasar hasta obtener una masa suave, dejar levar hasta que duplique el volumen.

Pasado el tiempo, amasar para sacar el aire y separar en 12 porciones.

Aquí viene lo bueno.



Estiramos sobre una superficie enaceitada, hasta obtener más o menos 30 cm de diámetro. Pintamos con mantequilla fundida, troceamos queso hasta la mitad y doblamos.




Doblamos a la mitad como si fuese una empanada grande y los bordes hacia adentro. Hay muchas formas de doblarlas, a veces en forma de paquetitos o en forma triangular.



Queda así.


Ahora pintamos con mantequilla y a la sartén caliente. Cuando se tueste por un lado volteamos y la parte ya tostada, la volvemos a pintar con mantequilla.



Los vamos sacando y tapando con un paño limpio para que se mantengan calientes. 


Así quedan de maravillosos los gozleme.




Espero que os gusten y gracias por leerme. 

Rumiana

martes, 8 de octubre de 2019

Pan del Pastor o пита по овчарски (en búlgaro)

Pan del Pastor o пита по овчарски (en búlgaro)

El pan del pastor o пита по овчарски (en búlgaro), que os traigo hoy, viene de la región de Yundola, cerca de Velingrad, Bulgaria, región montañosa y por tanto es un pan que está bien cargadito de energía. Esos pastores pasaban el día entero con el ganado y necesitaban alimentarse bien.

Esta receta la saqué del libro que podéis ver en la foto, me lo traje conmigo en mi ultimo viaje a Bulgaria y está lleno de recetas auténticas y tradicionales.





Ingredientes:
600 gr de harina
15 gr de levadura fresca
50 gr de mantequilla
150 ml de leche fresca
2 huevos
1/2 cucharadita de sal
100 gr de azúcar
agua cantidad necesaria.






Preparación

Primero disolvemos la levadura en un poco de agua y dejamos que haga alunas pompitas. Volcamos la harina en un bowl, agregamos la sal, la levadura, la mitad del azúcar y la leche, comenzamos a amasar y por supuesto añadimos agua hasta que se forme una masa medianamente suave.

Ponemos en un lugar cálido y dejamos que crezca.



Una vez que haya doblado el volumen, se amasa un poco para sacar el aire y se rompe en trozos pequeños con las manos, se pone en la amasadora y se agregan los dos huevos uno por uno, amasando muy bien entre cada uno. Va a quedar una masa un tanto líquida sin llegar a parecer masa de bizcocho, pero tampoco parece masa de pan, de esas que hay que poner en un molde, puede ser en uno redondo o en dos rectangulares como he hecho yo. Se deja levar unos 20 min y al horno, con aire y a 180 grados centígrados.

Cuando el pan haya crecido y esté color dorado claro, se saca del horno, de pincela con la mantequilla y se le pone el resto del azúcar.



Mis hijos se zamparon uno entero para cenar, está delicioso. Queda una especie de miga firme, con sabor suave a brioche pero con una textura perfecta para tostar.

Espero que os guste y gracias por leerme.

Rumiana

domingo, 29 de septiembre de 2019

Simit / gevrek / kuluri

Hoy os traigo un tipo de pan muy internacional, se come en Grecia, Turquía y Bulgaria y claro, en cada país tiene un nombre diferente. Suele venderse en puestos callejeros, pues es de coger en la mano e ir comiendo por el camino.



En Turquía se llama simit, en Grecia, kuluri y en Bulgaria gevrek. Es una especie de rosco, que se sumerge en petmezi o pekmez (entiéndase, mosto de uva dulce y espeso) y luego se reboza generosamente en semillas de sésamo. Yo como no tenía mosto, hice un jarabe de azúcar  moreno y obtuve un resultado muy pero muy parecido.

La particularidad de este pan es el fermento o masa madre con la que se elabora la masa. Y es que todo comienza con un buen puñado de garbanzos.

ATENCIÓN: en libros de cocina y en Internet, solo vais a encontrar recetas con levadura fresca convencional, pero de verdad que si lo hacéis con los garbanzos la masa es maravillosa.

Para preparar el pre- fermento de garbanzos 2 días antes de hacer el pan


Cogemos 2 puñados de garbanzos y los partimos en trozos más pequeños, puede ser con un procesador de alimentos o con la Thermo, si no tenéis ninguna de las dos cosas, con un buen mortero vale, pero hay que partirlos, luego calentamos 2 tazas de agua y cubrimos los garbanzos con ella. Dejamos reposar tapado en un sitio cálido, la idea es que fermenten y hagan muchas pompitas, en general, en día y medio están ya burbujeando, si hace falta más, los dejáis otro medio día.



Tienen que quedar así, no os preocupéis que no van a oler mal, todo lo contrario huelen delicioso.

Una vez que hagan las pompitas , hay que colar el líquido y desechar los garbanzos. A ese líquido, le vamos a agregar 2 cucharadas grandes de harina de trigo de fuerza y lo dejamos reposar unas 12 horas. 
No os puedo decir exactamente cuanto líquido va a quedar, pues depende de los garbanzos que hayáis utilizado, pero más o menos de las 2 tazas de agua caliente que pusimos, obtendremos 1 taza de líquido fermentado.


Así va a quedar una vez que haya vuelto a fermentar ya con la  harina. 

Bien, pues ya tenemos nuestro fermento inicial de garbanzos y podemos comenzar a hacer el pan, Ahora vamos con la receta del pan.



Ingredientes:

400 gr de harina de fuerza
10 gr de levadura fresca (para dar impulso al pre fermento, que él solito no puede)
10 gr de sal
2 cucharadas de azúcar
1 taza o todo el pre-fermento de garbanzos que obtuvimos.
agua: cantidad necesaria

Para rebozar:

semillas de sésamo: cantidad necesaria
jarabe espeso de azúcar moreno: 5 cucharadas de azúcar moreno y  2 cucaharadas de agua

Vale vamos al lío:

Preparación:

Primero ponemos la harina en un bowl grande, hacemos un volcán y desmenuzamos la levadura, agregamos la sal, el azúcar  y el pre fermento de garbanzos, vamos trabajando con la mano y agregando agua hasta formar una masa suave, dejamos levar tapadita en un lugar cálido, hasta que duplique su volumen.

Yo la pongo en el horno apagado y debajo de la rejilla, meto un plato con agua caliente. 

Mientras tanto hacemos el jarabe: mezclamos las 5 cucharadas de azúcar moreno (de caña por favor, no el que es amarillo) y las 2 cucharadas de agua, ponemos al fuego hasta que se derrita, apartamos y dejamos enfriar.



Ahora ponemos en un plato el sésamo, en otro el jarabe y volcamos la masa sobre la mesada.

Mirad nada más la textura de la masa, el gluten ha tenido una fiesta absoluta.

Ahora vamos a amasar y sacar los gases de la masa y dividirla en 12 bolitas.



Cada bolita la vamos a estirar con las manos hasta hacer cilindro como de unos 60 cm de largo, no tiene que quedar perfecto.


Luego ese cilindro lo vamos a doblar en dos y enrollar, una vez que le pillemos el truco se hace muy fácil





Luego le vamos a dar forma de círculo uniendo los dos extremos.




Ahora viene la diversión. Vamos a bañar cada pancito en el jarabe y luego lo rebozamos en sésamo.



Ahora ya los vamos colocando en la bandeja y los dejamos reposar una media hora.


Ya están listos para entrar al horno. Se cocinan unos 25 min en un horno con aire a 180 grados centígrados.


Y así salen de preciosos. Espero que os gusten muchísimo, en casa han volado y de verdad que solos, 
es como están más ricos.




Gracias por leerme, y si tenéis dudas aquí estoy.

Rumiana