sábado, 27 de abril de 2019

Mujaddara o arroz con lentejas y cebolla frita

Un plato que podemos encontrar en prácticamente todas las cocina de oriente medio aunque con diferentes nombres. Sencillo, fácil pero lleno de sabor, texturas y muy nutritivo.




En mi humilde opinión es un plato completo en sí mismo, pero si lo acompañáis de verduras asadas  o alguna ensalada fresca, queda fantástico.


Nosotros lo hemos acompañado de falaffel, crema de berenjena, hummus, crema de yogurt y ensalada de tomate y cebolla.


Os dejo como yo lo preparo y ya luego le podéis poner y quitar cosas a vuestro gusto.

Ingredientes para 4 personas

- 1 taza de lentejas cocidas al dente(medida en crudo)
- 1 taza de arróz basmati o integral, cocido (medida en crudo)
- 1 cebolla blanca dulce cortada en juliana
- 1/2 taza de Aceite de Oliva Virgen extra
- 1 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de canela
- 1/2 cucharadita de cúrcuma
- 1 cucharadita de comino
- un buen manojo de perejil o cilantro (lo que más os guste)




Tanto las lentejas como el arroz los podemos tener hechos con anterioridad, incluso un día antes. 

Lo primero, ponemos el aceite en una cazuela de fondo grueso y la  freímos la cebolla hasta que se ponga de un hermoso color ocre, si la queréis dorar más o menos es decisión de cada quién.



Una vez hecha la sacamos y la escurrimos en un colador.



Volvemos a poner la cazuela con el aceite de la cebolla al fuego y agregamos todas las especias: perejil, canela, comino, cúrcuma y la sal. Sofreímos todo y añadimos el arroz y las lentejas




Revolvemos para unificar todos los sabores y para que las especias estén en cada grano de arroz y lenteja :)




Pasamos a un plato y ponemos la cebolla frita por encima. 

De verdad que merece la pena probarlo, es un platazo.






Espero que os guste muchísimo y lo hagáis en casa cuanto antes. 


Gracias por leerme.

Rumiana








viernes, 19 de abril de 2019

Galletas super fáciles de almenrdra

Estas galletas se hacen literalmente en un pis pas, sin nevera, sin moldes, sin manga pastelera y son espectaculares. Quedan muy crujientes y aguantan bien hasta una semana en una lata de galletas hermética. Pero sinceramente, en dos días no quedará ni el rastro.


Galletas ultra fáciles de almendra


Ingredientes

1 taza de almendra molida
1 de taza de azúcar (si ponéis azúcar moreno habrá que utilizar 1 taza)
40 gr de harina de trigo repostera
40 gr de mantequilla en pomada
1 huevo
1 cdta de vainilla
40 gr de azúcar
pizca de sal


Preparación


Batimos azúcar, sal, mantequilla y el huevo. Agregamos la almendra y la harina.
Quedará una pasta espesa.
En una bandeja de horno y sobre papel de hornear, ponemos cucharaditas de la mezcla, bien separadas porque se expanden. Horneamos a 175 grados con aire hasta que esté doradas. Dejamos enfriar sobre una rejilla, este paso es muy importante porque solo sobre una rejilla se enfrían bien por arriba y por abajo.

Si queréis modificar el sabor, podéis quitar la vainilla y poner canela, ralladura de naranja, de limón o dejarlas así solas, que el sabor a almendra ya es delicioso.
Espero que os gusten y gracias por leerme.
Rumiana

Ahhh y ya tenga canal de You Tube así que si queréis me podéis visitar y ver las recetas que tengo en vídeo.





sábado, 6 de abril de 2019

¿Cómo hacer un delicioso y suave brioche?

¿Quien puede resistirse a un suave y esponjoso pancito cubierto con azúcar crujiente por arriba y con ese maravilloso olor a mantequilla? Pues nadie, así de simple. Así  que os voy a enseñar a preparar una versión bastante sencilla y con excelentes resultados.



Vamos al lío.

Ingredientes:

1 taza de leche entera templada
500 gr de harina blanca de fuerza
60 gr de mantequilla en pomada (una buena por favor)
60 gr de azúcar glass
8 gr de sal
2 huevos grandes
15 gr de levadura fresca

Primero vamos a disolver la levadura en la leche. Ponemos la harina, la sal y el azúcar en un cuenco grande  y revolvemos todo, hacemos un hueco en el centro y vertemos la leche y los huevos y mezclamos todo con la mano o con una cuchara, cuando esté medianamente integrado, dejamos reposar unos 10 min. ( en este punto la mezcla aun está lejos de ser una masa. )

Pasado el tiempo volvemos a mezclar con la mano, tratando de recoger toda la harina de las paredes del cuenco. Ponemos poco a poco la mantequilla y seguimos revolviendo. Poco a poco comenzará a despegarse de las paredes. En este punto y sobre una superficie lisa, tenemos que volcar la masa y comenzar a amasar. Puede seguir bastante pegajosa, por lo que nos podemos ayudar con una rasqueta o espátula de plástico.
Tenemos que ser persistentes y amasar y amasar, resistiendo la tentación de añadir más harina pues de hacerlo perderíamos la suavidad  y humedad de los brioches.
La masa quedará suave y muy húmeda después de 15 a 20 minutos de amasado.



*Si tenéis Kitchen Aid o alguna otra amasadora eléctrica, tenéis que utilizar el gancho de amasar en velocidad baja.
Una vez hecha la masa, hay que dejarla reposar 1 hora en un lugar cálido, por ejemplo el horno apagado.
Pasado el tiempo de levado y antes de sacar la masa del bowl, vamos a engrasar nuestras manos y el mesón con aceite vegetal (puede ser de girasol), es para poder trabajar más cómodamente la masa y que no se nos pegue de las manos.

Aquí ya depende de si queremos hacer panecillos individuales o una trenza por ejemplo, sea cual sea la idea habrá que trabajar con velocidad, por la suavidad de la masa, yo casi siempre hago un poco de los dos. También podemos poner la masa en un molde rectangular para pan.

Una vez dada la forma a nuestros brioches,dejamos levar una media hora nuestros pancitos y los  pintamos con huevo y espolvoreamos con azúcar granulada.
Horneamos a 190 grados centigrados, con aire.
Que os gusten mucho y gracias por leerme.

Rumiana








miércoles, 6 de marzo de 2019

Mekitzi - los churros búlgaros

Hola a todos, la receta de hoy se la dedico a mis hijos, pues son los que devoran las mekitzi cuando las hago en casa.



Las mekitzi son unas crujientes tortitas de masa fritas, que al salir del aceite y reposar 1 minutos, se espolvorean con azúcar glass, para inmediatamente ser devoradas :)
En general pueden y como concepto, pueden compararse con los churros, aunque éstos últimos no llevan ni levadura, ni leche, ni huevos en su preparación, sin embargo las mekitizi al igual que los churros, suelen venderse en puestos callejeros y la gente se lleva hasta media docena y se las va comiendo por la calle. Tradicionalmente se espolvorean con azúcar glass, pero hoy en día la gente les pone todo tipo de toppings, chocolate, queso, dulce de leche, mermelada, etc.

Se hacen muy fácil y rápido y es una receta de 10. Aunque tened cuidado, que de que tienen calorías, las tienen, jeje.

Ingredientes:

500 gr de harina de fuerza
350 ml de leche entera.
1 huevo
1 cda de azúcar
1 cdta de sal
15 gr de levadura fresca.
Aceite vegetal para freir, yo utilizo de girasol




Preparación:

mezclamos la levadura con 1/2 taza de la leche y el azúcar y dejamos que haga pompas (unos 15 min) luego amasamos una masa suave con todos los ingredientes, debe quedar suave y elástica pero no pegajosa.


Ponemos las masa en un bowl y dejamos levar hasta que doble en volumen. 


Para hacer las mekitzi, ponemos aceite en la encimera y aceitamos nuestras manos, cogemos bolitas del tamaño de una pelota de golf y comenzamos a estirar manupulando la masa sobre y fuera de la encimera. 


Hay que lograr una tortita de unos 15 cm de diámetro, aunque mi hermana y yo cuando éramos pequeñas comíamos unas mekitzi de casi de 30 cm de diámetro y súper delgaditas y crujientes :)

Hacemos las que vayamos a freir y luego nos ponemos a ello, pues la verdad que se fríen muy rápido y nos nos daría tiempo de hacerlo alternado.



Ahora a la sartén



Una vez listas y aún calientes, ponemos el azúcar glass por arriba.



En Bulgaria siempre se acompañan con yogurt natural o con una bebida de yogurt natural llamada Airan.

Espero que os gusten y gracias por leerme.

Ah y casi se me olvida, con la masa que me ha sobrado, he hecho unos bollitos de leche los he dejado levar, los he untado con huevo y les he puesto azúcar por arriba. Han quedado de lujo.




Rumiana


domingo, 10 de febrero de 2019

Tortitas de coliflor a la plancha

Cumpliendo lo prometido, os pongo la receta de las tortitas de coliflor, muchos me la habéis pedido en Instagram  y por privado. Es una recta bastante simple y la verdad que resulta deliciosa, sobre todo porque a veces se nos acaban las ideas con la coliflor y los niños se comen las tortitas de maravilla. En la receta original se hacen fritas pero yo como siempre buscando bajar las calorías y las grasas las he hecho a la plancha.

Ingredientes: 

1/2 coliflor grande o uno pequeño
3 cebolletas
1 buen manojo de perejil
2 dientes de ajo picados 
sal
pimienta negra recién molida
comino
cúrcuma en polvo
1 taza de harina 
3 huevos medianos



Preparación:

Primero hay que cocinar la coliflor en agua o al vapor, por unos quince minutos o hasta que esté hecha pero no demasiado tierna. 
Luego tenemos que cortarla en trozos mas pequeños, agregar las especias y combinar todo con suavidad.
Añadir la harina y los huevos y mezclar. debe quedar una textura espesa y cremosa. Se puede manejar a cucharadas pero no directamente con las manos. 

Si queréis freir las tortitas, podéis hacerlo soltando cucharadas grandes en aceite bien caliente, si las queréis hacer a la plancha utilizad una sartén anti adherente. Quedan maravillosas, nosotros la hemos acompañado con una salsa de yogurt, aunque también quedan genial con hummus.



Espero que os guste y gracias por leerme.

Rumiana







miércoles, 30 de enero de 2019

Quesillo venezolano

Hoy, receta sencilla, super rica y fácil. Tradicional de Venezuela y presente casi en cualquier celebración, el quesillo es una especie de flan pero de textura muchísimo más firme y cremosa, además con unos característicos agujeritos  que le dan un cierto parecido al queso fresco, de ahí su nombre.



El quesillo es de esos postres que siempre puedes tener en la nevera para el día a día y si fuese necesario para una reunión, se puede hacer hasta con 3 días de antelación, se conservará en la nevera perfectamente desmoldado o sin desmoldar.



Ingredientes para un quesillo pequeño: para unas 6 personas 

Si lo queréis mas grande, doblais las cantidades.


- 1 lata de leche condensada de 370 gr
- la misma cantidad de leche entera
- 3 huevos
- unas gotas de extracto de vainilla.
- 1/2 taza de azúcar para caramelizar el molde
- 1 pizca de canela para el azúcar

Utensilios: 

Dos moldes de aluminio de 15 cm y de 22 cm de diámetro respectivamente.

Preparación:


Primero hacemos un caramelo con el azúcar y la pizca de canela. Para ello ponemos el azúcar en un cazo con la canela y le añadimos una cucharadita de agua. Ponemos al fuego sin remover pero sin quitarle el ojo, una vez derretida el azúcar (color transparente), cogemos una cuchara de madera y comenzamos a remover el caramelo hasta que tome el color que queremos. Lo volcamos en un molde de aluminio y cubrimos todo el fondo del molde. Ponemos de lado.

Aparte ponemos en un batidor, la leche, los huevos, la vainilla y la leche condensada, batimos 30 segundos y volcamos en el molde pequeño, sobre el caramelo.





Llenamos el molde grande agua hasta la mitad y ponemos adentro el molde pequeño, una especia de baño María. Metemos en el horno a 175 grados centígrados por aproximadamente 40 minutos o hasta que cuaje. No debe quedar duro en el horno, simplemente cuajado. Una vez hecho, se saca del horno, de deja enfriar completemente y se guarda en la nevera unas 12 horas. Para desmoldar, se le pasa un cuchillo por los bordes y se voltea en un plato con cuidado.





Espero que os guste y gracias por leerme.

Rumiana



jueves, 17 de enero de 2019

Pastel de manzana con crumble de avena y nueces

Os pongo una receta estupenda para merendar o para tomar como postre. A mi personalmente me chilfan los postres con fruta, en especial si son manzanas. Pienso que las manzanas son de las frutas más versátiles que hay, pues se las puede hacer puré, filetear, cortar en cubitos y ni hablemos de lo buenas que están caramelizadas.



Aquí os dejo la receta, a mi me sirvió para aprovechar 3 manzanas amarillas que se estaban comenzando a dañar por un lado.

Ingredientes:

3 manzanas medianas o 2 grandes (de cualquier tipo)
125 gr de mantequilla en pomada
2 cucharadas de zumo de limón
125 gr de azúcar dorado o blanco
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 huevos batidos
150 gr de harina de trigo
1 cdta de levadura química


Crumble

50 gr de azúcar moreno
1 cda de canela molida
1 cdta de jengibre en polvo
1 cdta de nuez moscada
100 gr de nueces picadas (o avellanas o almendras)
50 gr de avena
50 gr de harina
50 gr de mantequilla fría

Preparación

Batir la mantequilla, el azúcar y extracto de vainilla hasta que quede una mezcla pálida y suave, añadir uno a uno los huevos, el zumo de limón y la harina (mezclada con la levadura química), por último, las manzanas cortadas en cubitos pequeños, mientras más pequeños, mejor.



Verter la mezcla en un molde cuadrado (para poder cortar luego en barritas). Yo siempre pongo en la base papel de horno y en las paredes mantequilla y harina. Guardar en la nevera, mientras preparamos el crumble.

Preparación Crumble

Mezclar todos los ingredientes en un bowl, menos la mantequilla. Cortar la mantequilla  fría en cubitos pequeños y mezclar con los ingredientes secos hasta lograr una especie de arena. Es mejor evitar tocar con las manos pues nuestra temperatura corporal derrite fácilmente la mantequilla. Es preferible hacer este paso con un robot de cocina o si no se dispone de el, con un tenedor.



Distribuimos uniformemente el crumble por encima del pastel y al horno, a 175 grados centrígrados por unos 40 minutos. 

Así queda antes de entrar al horno.




¿A que es una maravilla?

Que lo disfrutéis y gracias por leerme.

Rumiana