miércoles, 14 de noviembre de 2018

Bizcocho Increíblemente Delicioso de Harina de Maíz Sin Gluten

Un bizcocho diferente y delicioso.
No tenéis que ser celiacos para probar estas maravillas que nos ofrecen los diferentes ingredientes que tenemos en en mercado hoy en día.




En fin que aquí les dejo este bizcocho que mis hijos (que no son celiacos, pero lo prueban todo) prácticamente han devorado.  Espero os guste y cualquier duda, ya sabéis donde encontrarme.

INGREDIENTES 


1 yogur natural
1 medida de yogur de aceite de girasol u otro neutro de sabor
2 y 1/2  medidas de yogur de azúcar 
2 medidas de yogur de harina de maiz precocida "Doña Arepa" u otra sin gluten (la marca PAN contiene trazas)
1 medida de yogur de maicena 
4 huevos 
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de vainilla o ralladura de limón (según el gusto)

PREPARACIÓN 

Mezclar el bicarbonato con el yogurt y dejar que haga pompas.

Batir el azúcar con los huevos hasta doblar el volumen. Añadir el aceite y los saborizantes. Unir las dos "harinas"y luego agregar a la mezcla que quedará un poquito liquida, pero no os preocupéis, porque es así.

Hornear a 175º  durante 40 minutos aproximadamente.
La verdad es que aunque la consistencia es un tanto arenosa, el sabor es exquisito, vamos que está para devorarlo completo en una merienda. Hay gente que me dice que sabe a palomitas de maiz :).


Gracias por leerme.

Rumiana

martes, 13 de noviembre de 2018

Brownies

Así de simple, Brownies.
Un  dulce que, si está hecho como tiene que ser, puede despertar pasiones.
Os dejo mi receta. Seguidla al pié de la letra y tendréis un majar de Dioses.

Eso si, no os pongáis con polémicas de azúcar y grasa, si estáis decididos a comer brownie del bueno, hay que pagar el precio. Esto no se come todos los días, además de esta manera vais a saber que si un brownie está bueno es porque la receta es parecida a ésta y ya sabéis que son unas cuantas calorías. Eso, pues al lío.


















Ingredientes

300 gr de azúcar (lo sé, es un horror)
180 gr de chocolate negro (el de Postres de Nestle, va de fábula)
135 gr de mantequilla sin sal
3 huevos
135 gr de harina
un poco de vainilla
1/2 taza de nueces picadas groseramente

Preparación:

Juntamos la mantequilla con el chocolate y lo ponemos a derretir a fuego muy suave. Una vez templada la mezcla añadimos los huevos y batimos con las varillas a velocidad lenta o a mano. Añadimos el azúcar intentando que se disuelva un poco, lo que va a ser casi imposible dado el espesor de la mezcla, no os preocupéis, se derretirá en el horno. Ahora incorporamos la vainilla, la harina, y de último las nueces.

Vertemos en un molde cuadrado, forrado con papel de horno en la base y las paredes. Horneamos en horno precalentado a 175 grados Centígrados SOLO 20 MINUTOS. 
Esto es lo más importante de toda la receta. A los 20 minutos para afuera.
Lo dejáis enfriar y lo cortáis con un cuchillo bien afinado y mojado, si si, mojado, cada vez que hagáis un corte, limpias el cuchillo y lo mojáis de nuevo.

Que os guste y ya si os queréis echar unas cuantas calorías más encima, ponedle una bola de helado mientras está templado.

Gracias por leerme.
Rumiana

domingo, 11 de noviembre de 2018

Magdalenas o cómo algo tan simple en apariencia puede llegar a ser tan sublime.

Parecen simples magdalenas, pero morderlas transforma tu día.




Hacerlas, es rápido y sencillo y nunca más volverás a comprarlas industriales. La verdad que en casa no duran más de dos días, entre meriendas y desayunos, simplemente vuelan. Siempre hago la mitad con azúcar por arriba y la otra mitad con corazón de chocolate.
Os dejo mi receta de siempre. Da justo para 12 magdalenas, así que si queréis más cantidad, dobláis la receta y listo.

Al final de la receta os dejará las variaciones de sabor que podéis hacer.

Ingredientes:

170 gr  o 1 taza de azúcar blanca
2 huevos L (grandes)
125 ml o 1/2taza de aceite de girasol
125 ml o 1/2 taza de leche
220 gr o 1 y 1/2 tazas de harina de trigo
1 cucharadita de Levadura química
1 pizca de sal
1 cucharadita de canela
la ralladura y el zumo de 1 limón amarillo grande.
Azúcar extra para decorar

Preparación:

Juntar la canela, la sal, la harina y la levadura química y pasar 2 veces por un colador.

Batir con las varillas los huevos y el azúcar hasta blanquear y doblar el volumen. Añadir el aceite y seguir batiendo hasta que emulsione.

Aparte juntar la leche con el zumo de limón y la ralladura, revolver un poco hasta que se corte la leche. Añadir esta mezcla a la preparación de los huevos.
De último y a velocidad baja agregar la mezcla de la harina con la canela, etc. Revolver lo suficiente hasta integrar.

Distribuir en moldes de magdalenas con una cuchara dosificadora de helados (es un trucazo), dentro de los moldes poner cápsulas para magdalenas.

Espolvorear por arriba con azúcar blanca para que al hornear se haga una costra crujiente. Como ya os dije yo a la mitad del pongo un corazón de chocolate, es significa dejar caer un trozo de chocolate negro dentro de la magdalena y hundir un poco con el dedo.
Se hornean a 175 grados centígrados con aire, alrededor de unos 20 minutos.


Para guardarlas, lo mejor son las latas de galletas.

OTRAS OPCIONES.

Sin gluten: 
- Sustituir la harina por harina de maíz precocida, por harina de almendra (almendra molida), por harina de quinoa o por harina de plátano.
- También habría que sustituir la levadura química por bicarbonato de sodio.

Sin Lácteos:
- Sustituir la leche por bebida de avena o soja.

Con semillas de amapola: 
- Agregar al batido 1 cucharada de semillas de amapola

Sabores:
- De naranja: cambiamos la ralladura de limón por naranja y el zumo será de media naranja.
- Vainilla: quitamos la canela y el limón y añadimos 1 cucharadita de vainilla en polvo o en extracto
- De café: añadimos 1 cucharada de café instantáneo en el batido.
- De fresa: Añadimos 2 cucharadas grande de confitura de fresas.
- De cítricos: juntamos ralladuras de lima, limón y naranja y el zumo será unas dos cucharadas.



Espero que os queden ricas.
Gracias por leerme.

Rumiana

sábado, 10 de noviembre de 2018

Maguro Tataki

Hola a todos

hoy os enseñaré a hacer uno de nuestros platos favoritos en casa. Además de ligero y sencillo es delicioso y se hace en un pis pas. Es ideal para gente que está a régimen pues no tiene casi nada de calorías y además 0 hidratos de carbono. Se puede hacer también con salmón.
Acordaos de congelar el pescado por unas 48 horas a -20 grados centígrados para evitar el anisakis.



Espero os guste y lo hagáis en casa.

Maguro Tataki

Ingredientes;

-100 gr de lomo de atún rojo en una sola pieza
- un poco de ciboullete o cebollino
- 2 cdas de zumo de naranja
- 2 cdas de salsa de soja
- un poco de semillas de sésamo blanco tostadas.

Preparación (Paso a Paso)


Ponemos a hervir una olla con agua. Cuando rompa a hervir, sumergir el lomo de atún por máximo 15 segundos.





Sacar del agua y dejar enfriar. Solo ha cambiado de color por afuera, por dentro está crudo.

Mezclar el zumo de naranja o mandarina con la soja.




Cortar el atún transversal a la veta. Cortar el ciboullete por arriba.


Agregar la salsa y poner un poco de sésamo.


Otra opción es rebozar el lomo de atún en semillas de sésamo y pasarlo por la plancha sellando cada lado. También queda precioso y delicioso.



Y a disfrutar. No os arrepentiréis.

Gracias por leerme

Rumiana

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Cómo hacer Queso Fresco en Casa

Hola a todos,

os traigo la receta y el paso a paso del queso fresco que he estado publicando en mi perfil del Instagram @rumianacocina . La verdad que en lo personal, adoro las cosas hechas en casa, no hay nada como el sabor y la pureza de lo artesanal.




Sé que muchos me diréis que no tenéis tiempo, que no os da la vida para estar haciendo queso, etc, pero de verdad, haced el intento, tener o no el tiempo depende de vosotros, cuando se quiere se puede. Además es super fácil, divertido y sobre todo BONITO, porque es un proceso de transformación que ocurre en nuestra manos y el resultado es maravilloso. También vale decir que la primera vez tomará un poco más de tiempo, pero si os organizáis bien y una vez ya conociendo el proceso, es coser y cantar.

Vale vamos con los utensilios. Sin irnos a empresas especializadas, podemos pasar por un almacén chino y traernos a casa todo lo necesario por menos de 10 euros. Os enseño.



Básicamente necesitamos:
1.- Una bandeja de plástico para colocar los moldes adentro y que escurra el suero.
2.- Moldes con huequitos para los quesos (los dos moldes color crema de la foto son en realidad escurridores de cocina).
3.- Un chino o colador de tela, para escurrir la mayor parte del suero.
4.- Paños de algodón porosos también para escurrir el suero (estos pueden hacerse a mano comprando un trozo grande de tela y cortándolos en casa).




Los dos molde transparentes de la foto superior, son de alimentación y de plástico firme. Como no tenían huecos, se los hice yo misma calentando el tenedor que está en la base de la foto y abriendo los huecos. En 10 minutos estaban listos los dos moldes.

Vale, listos los utensilios, vamos con los ingredientes.

A ver, el queso básicamente es leche cuajada, de la que se ha escurrido el suero, si lo prensamos queda más duro y seco, si lo dejamos escurrir naturalmente queda más suave y húmedo. Agregarle sal, es cuestión de gustos (a nosotros nos gusta con poca sal pero hay gente que no le pone ni una pizca). Yo os lo explico y vosotros decidís. Para nuestro queso fresco trabajaremos con leche de vaca pasteurizada, NO la del tetrabrick, solo la que venden refrigerada, la del envase UHT NO sirve para hacer queso por los tratamientos que ha recibido.

Se puede también hacer queso con leche de cabra y de oveja, pero a menos de que viváis en un pueblo con ganado, en la ciudad es difícil conseguirla. A cualquier efecto, hoy trabajaremos con leche de vaca.

Si de todos modos alguien os trae leche fresca de vaca, primero tenéis que pasteurizarla, filtrándola muy bien y calentándola a 72 grados centígrados por unos 15 segundos (wikipedia) para evitar contaminación de cualquier tipo que pueda ser perjudicial para la salud.
.

Vale vamos con los ingredientes:

Necesitamos:

1.-  Leche fresca entera. Para 1//2 kg de queso hay que utilizar unos 4 a 5 litros de leche de vaca, si la leche es de oveja o cabra la proporción cambia ya que el contenido de grasa de la leche es diferente.
2.- Cuajo animal (se vende en farmacias).
3.- Yogurt natural. El yogurt se añade para restablecer los fermentos lácteos que se han eliminado en la pasteurización.

El termómetro también es indispensable, pero sin querer lo metí en esta foto en vez de la otra  ;) En IKEA venden unos estupendos.

Vale pues vamos al lío. 

Primer Paso: Coagulación
Calentamos la leche hasta 32 grados centigrados.



Añadimos el cuajo y 1 yogurt natural de 125 gramos. Se coloca una cucharada grande de yogurt por cada litro de leche. Como ya dije arriba el yogurt cumple la función de sumnistrar los fermentos lácteos que se han eliminado en la pasteurización. Dependiendo del cuajo que estéis utilizando cambiará un poco la cantidad que tendréis que utilizar, el mío pone en el bote que para 2 litros de leche se necesita 1 ml de cuajo. Así que para 5 litros de leche he utilizado 2,5 ml de cuajo.

Añadimos el yogurt.

Añadimos el cuajo.


Segundo: Tratamiento de la cuajada.

Revolvemos bien y dejamos reposar en un lugar templado (puede ser dentro del horno apagado) unas 2 horas hasta que la leche cuaje.

Así será la apariencia de la leche una vez cuajada. Al romper la superficie podrá apreciarse el suero perfectamente.



Tercero: Desuerado

Recordad que no vamos a obtener una cuajada muy muy dura pues estamos trabajando con leche de vaca que tiene 4 % de grasa. 


Pasamos la cuajada al paño de algodón colocado sobre un colador grueso, en una hora hará soltado bastante suero. Mirad la foto de abajo.



Cuarto: Moldeado


Una vez que haya soltado el grueso del suero (1 a 2 horas), lo vamos pasando con un cucharón al molde, podéis usar cualquiera de los dos que os mostré. En este punto ya la cuajada está más sólida y no se va a salir por los huequitos, solo lo hará el suero. Fijaos como va soltando suero en la bandeja, lo podéis vaciar de vez en cuando.

Recién colocada la cuajada en el molde.


El queso fresco tiene entre un 60 % y un 80% de humedad. A este queso NO le vamos a poner peso encima para que suelte más suero, solo el que suelta por si mismo, si le pusiésemos peso, se quedaría muy seco.

A las dos horas.

A las 6 horas.


A las 8 horas. Ya está listo para salar.

Desmoldado.


Así lo he sacado del molde. Si lo queréis dejar más tiempo es ya cosa de cada quien, pero con unas 8 horas queda algo firme y húmedo a la vez. Es cuestión de ir probando. Pero ya a partir de aquí se puede salar.

Quinto: Salado


Puede hacerse en salmuera o en seco. Nosotros lo haremos en salmuera. Por cada kg de queso fresco, se deja 1 hora en la salmuera (más o menos según el gusto).

Prepararemos una solución de agua y sal gruesa, 200 gr de sal y 1 litro de agua más o menos. Si no tenéis como pesar la sal, podéis hacer la solución salina y probar que quede un huevo flotando o una patata pequeña.

El huevo flota cuando la cantidad de sal es la correcta.



Primero pesamos nuestro quesito y calculamos que debe quedarse en la solución salina de 4 a 6 horas por cada kilo de queso. En este caso mi quesito pesaba 250 gr  y como no lo queríamos muy salado, lo hemos dejado en la solución salina, solo 30 minutos. Ha quedado suave de sal. Pero lo que le tocaba era 1 hora.

Aquí también es al gusto. Podéis ir probando. 



Aquí el queso terminado en todo su esplendor.




Aquí hice pruebas de tiempos y de sal. Es increíble lo que cambian la textura y el sabor con unos minutos mas de las o  al ponerle peso en el desuerado.



Os recuerdo que esto no es una clase de quesos, solo estoy enseñando una técnica básica para hacer queso fresco. Hay muchas variaciones de tiempos, cuajos, salados, etc. 

Espero que os guste, que lo hagáis y que me preguntéis si tenéis dudas.

Gracias por leerme.

Rumiana

lunes, 5 de noviembre de 2018

Maki Sushi Sin Nori

¿¿¿Makis sin Nori????? ¡Pues si!


Fácil y delicioso.



Para los que no toleran muy bien el sabor y la textura del alga Nori o para los que se olvidaron de comprarla, hay una solución. El papel de arroz o lo que es lo mismo, las láminas de arroz con las que se hacen los rollitos primavera. Os dejo una foto sacada de google. Esta láminas están secas y para trabajar con ellas hay que hidratarlas.

Imagen relacionada

En un plato con agua templada, hay que remojar las láminas de arroz unos minutos, en lo que se ablanden un poco, podemos pasarlas a escurrir sobre un paño limpio y a la esterilla. Se enrolla con un poco más de cuidado, pero casi igual al nori.


Este roll, fué muy sencillo porque lo hice para mis niños, adentro solo puse salmón a la plancha y cebollno, por arriba salsa de anguila y sésamo.

Este tipo de maki roll son perfectos para gente que está comenzando a comer sushi, pues a veces el sabor del nori es bastante invasivo. También para niños es excelente idea.






Espero os guste la idea y gracias por leerme.

Rumiana

domingo, 4 de noviembre de 2018

Crumble de Manzanas (o peras o cerezas)

Un maravilloso postre de otoño. Se puede hacer también con peras o cerezas



Ingredientes:

Para las manzanas:
4 manzanas fuji
3 cucharadas de azúcar
pizca de canela



Crumble:
1/2 taza de azúcar moreno
1/2 taza de harina de trigo
1./2 taza de avena en hojuelas
1/2 taza de nueces picadas
150 gr de mantequilla fría en dados
pizca de sal, canela y nuez moscada.

Preparación:

Se hace un caramelo en una sarten de fondo grueso y se añaden las manzanas y la pizca de canela. Se tapan y se dejan a fuego lento 10 min.



Se deja reposar y enfriar en un colador, se guarda el jugo.



Para el crumble se mezclan todos los ingredientes con el escudo de la Kitchen Aid o con una paleta a mano. Debe quedar como una arena gruesa.






Se forra un molde desmontable con papel de horno y se añade la mitad del crumble para que quede bien cubierta la base. Se disponen encima las manzanas en forma de flor, por último se coloca el resto del crumble.






Así puede permanecer en la nevera esperando turno para el horno, pero antes de hornear, hay que poner por arriba el  líquido de las manzanas con una cuchara.


Se hornea a 175 grados Centígrados por unos 30 min o hasta que esté dorado.
Queda de maravilla, con una bola de helado de vainilla.
También se puede hacer con peras o ciruelas y en veranos con cerezas.

Espero que os guste y gracias por leerme.
Rumiana