martes, 29 de octubre de 2019

Pie de Calabaza con Salsa de Toffee

Bueno, que ya hay calabazas por todos lados, estamos en temporada.


En mi casa siempre hemos adorado las calabazas, porque huelen a otoño, porque saben a calor de hogar, porque mi abuela las ponía al horno y luego las rociaba con miel y nueces y para mi hermana y para mi, era un manjar de Dioses.


Por otro lado, en la huerta que tenemos en casa, este ha sido el año de las calabazas, tenemos de todo tipo, la más grande ha sido de  20 kilos y luego hay otra de 15, otra de 10 y así.



En el fondo podéis ver la huerta.

Y con tanta calabaza, pues uno se pone creativo, así que aquí va la primera receta con calabaza.

Pie de Calabaza con salsa de Toffee



Ingredientes base crujiente:

90 gr de mantequilla fría troceada1 yema de huevopizca de salagua helada cantidad necesaria

1 y 1/4 de tazas de harina de trigo
2 cucharadas de azúcar

En un robot de cocina ponemos toda la harina, la sal, el azúcar y la mantequilla cortada en cubitos, ponemos el escudo a velocidad baja o hasta que quede la mezcla como una especie de arena. También lo podemos hacer con un tenedor y mucha paciencia. Hay que evitar tocar con la mano pues enseguida la mantequilla, comenzará a derretirse o ablandarse.

Una vez logrado el arenado, agregamos la yema de huevo fría y el agua a cucharadas hasta lograr una masa firme, amasar lo mínimo para no activar el gluten, queremos una masa crujiente. Dejar reposar en la nevera 1/2 hora.

Estirar la masa hasta 1/2 cm de grosor  con un rodillo y forrar con ella un molde para tartaletas. Tratar de tocar lo mínimo la masa, si se pone muy suave, meter en la nevera unos minutos.

Una vez en el molde, pinchar generosamente con un tenedor para que no se formen pompas en el horneado.




SUPER TRUCO: Una vez forrado el molde o los moldes, disponer sobre la masa un papel film apto para horno. Este papel lo suelen vender en tiendas especializadas de pastelería y cocina, pero para no tener que ir a una, podéis utilizar las bolsas para hornear pollo, os dejo foto. La abrís en dos y la ponéis sobre la masa




Luego tenéis que rellenar toda la tartaleta con arroz crudo (si con arroz) es solo para el horneado. El arroz nos va a ayudar a que la masa mantenga la forma perfecta durante el horneado. Luego este arroz ya no se puede utilizar para cocinar, así que lo podéis guardar en un bote para volver a utilizarlo en la siguiente base.





Tiene que quedar así, lleno de arroz hasta arriba.




Metéis las tartaletas o tartaleta al horno y horneáis con aire arriba y abajo  a 175 grados centígrados unos 15 min  o cuando los bordes de la masa comiencen a cambiar levemente de color. En ese momento sacamos del horno y con mucho cuidado, retiramos el arroz y el papel film. Hay que hacerlo con cuidado juntando en el centro los extremos del papel film y levantando el arroz adentro de él. . Volvemos hornear 15 minutos más hasta que toda la masa quede de un color uniforme, ligeramente tostada. Todo este proceso se llama HORNEAR A BLANCO:



Ingredientes Relleno


1/2 taza de azúcar moreno
1/2 taza de azúcar blanco
200 gr de queso crema
1 cdta de sal
1 cdta de canela molida
1 cdta de jengibre molido
1 cdta de nuez moscada
1 cdta de clavo molido (al gusto)
3 huevos
100 gr de nata 35%
3 cucharadas de harina de trigo
500 gr de calabaza madura, asada o al vapor  y hecha puré. Tratar de no hervirla, pues absorbe mucha agua.

Batimos azúcares y huevos, añadimos calabaza y demás ingredientes, mezclamos bien, vertemos el relleno sobre la base ya fría y metemos al horno hasta que cuaje (unos 30 a 45 minutos). 
Transcurrido el tiempo, apagamos y dejamos enfriar en el horno completamente, luego a la nevera hasta que esté muy frío (unas 4 horas por lo menos).

Mientras, hacemos la salsa de toffe.


Ponemos en una cazuela 4 cucharadas de azúcar y dejamos que se haga un caramelo, una vez hecho, bajamos la temperatura y añadimos 1/2 taza de nata poco a poco sin dejar de remover, podemos ir retirando del fuego de vez en cuando, revolvemos y volvemos a poner al fuego, hay que tener paciencia.  Una vez que esté homogéneo hay que seguirlo cocinando hasta que comience a espesar. Cuando ya tengamos el espesor de salsa, retiramos del fuego, dejamos enfriar un poco y la metemos en un bote de cristal en la nevera.


Espero que os haya gustado y que la hagáis en casa. 

Gracias por leerme y feliz otoño.

Rumiana


No hay comentarios:

Publicar un comentario